Ha llegado la hora de aprender a hacer la receta de la abuela, una de muchas que sólo a ella le quedan ricas. Espero en unos años poder llenar a mis hijos con recuerdos dulces y ricos, como los que nos ha dejado mi abuela, y consentirlos con detalles que para mí son memorias inolvidables de mi infancia.